Posteado por: alaycolor | agosto 30, 2010

Preparados para enfrentar sismos

Julio Verne, el genial novelista francés, anticipó las travesías submarinas y el viaje a la Luna; pero el famoso escritor, no estuvo tan “atinado” con su “Viaje al centro de la Tierra”…

Sólo está en la fantasía imaginaria de las letras el viaje hacia las profundidades del planeta, porque la Tierra es una colosal esfera de 500 millones de kilómetros cuadrados y un peso de seis mil trillones de toneladas.

Bajo nuestros pies, la Tierra parece muy firme. Pero si pudiéramos perforar el suelo, nos encontraríamos con un infierno de lava.   La capa sólida del planeta es muy delgada, y los volcanes, de vez en cuando, nos lo recuerdan.

Sobre la frágil envoltura sólida, ha transcurrido la historia de la Humanidad sometida a las fuerzas de la naturaleza, muchas de ellas, causantes de verdaderos desastres…

En la actualidad están clasificados más de 20 riesgos capaces de producir desastres, los que abarcan desde terremotos hasta nieblas y brumas; pero los más importantes son:

-Los desastres hidrológicos, es decir, los oleajes tempestuosos, y los tsunamis.

-Los desastres meteorológicos, los más comúnmente conocidos por nosotros: inundaciones, huracanes, ciclones, tifones, tornados, sequías, heladas, granizadas, olas de frío o de calor, nevadas o temporales de invierno.

-Los desastres biológicos, que se producen a través de las llamadas mareas rojas, es decir, la aparición en la superficie de las aguas de mejillones, almejas, y otros moluscos que son portadores de toxinas y que alteran la cadena trófica, o sea, de la nutrición…

-Los riesgos geofísicos que pueden provocar movimientos sísmicos, como los volcanes, los terremotos, las avalanchas, y los aluviones y aludes…

¿Qué es un terremoto?

Los terremotos son fenómenos naturales causados por la rápida liberación de la energía acumulada lentamente como consecuencia de las deformaciones en la corteza terrestre; la energía se manifiesta en forma de oscilaciones elásticas del terreno, es decir, las ondas sísmicas.

En las rocas de la corteza terrestre, al ser sometidas a los enormes esfuerzos tectónicos, se producen fracturas y fallas generadoras de ondas elásticas cuando los esfuerzos sobrepasan el límite de elasticidad de las rocas.

Los mapas de ocurrencia de terremotos muestran que en Centroamérica, El Caribe y Suramérica hay franjas alargadas donde son muy comunes los terremotos potencialmente destructivos.

Esos fenómenos naturales son una amenaza severa, debido a las irregularidades de los intervalos temporales en que se manifiestan y la imposibilidad de predecir con exactitud el momento de su ocurrencia.

La zona sur de Cuba es propensa a movimientos sísmicos, pues es muy poca la distancia que separa a la isla de la zona de contacto entre la placa norteamericana, donde se encuentra nuestro país,  y la micro placa de Gonave, situada entre Cuba, Jamaica y Haití, a través de la falla Oriente, que produce un movimiento horizontal entre ambas de unos 20 milímetros al año.

Por suerte, debido al mecanismo del movimiento de la falla, es decir, de deslizamiento, es muy baja la posibilidad de que un sismo de gran magnitud en esa zona pueda generar un tsunami catastrófico.

Las mayores probabilidades de estas alteraciones marinas en torno a Cuba, debido a terremotos, están relacionadas con la zona de sub-ducción situada al norte de Santo Domingo y Haití y Puerto Rico.

País precavido vale por dos…

Por tanto Cuba debe estar preparada para sismos, maremotos u otras situaciones extremas de desastres que han ocurrido en el mundo y que pueden presentarse en el territorio nacional.

Ante tales posibilidades, este fin de semana se realiza la segunda etapa del Ejercicio METEORO 2010, ocasión en que las acciones fundamentales estarán  dirigidas a dar respuesta a un sismo de gran intensidad, maremotos u otras situaciones extremas de desastre, y ante las cuales la población de todo el país debe estar alerta.

Prevenir es vital para reducir el peligro de desastre

Y  deben  trabajar unidos el sistema de alerta regional, los servicios sismológicos, y  oceanográficos y  la Defensa Civil.  Por ello es  imprescindible promover la educación y preparación de la población.

La decisión de modelar este año la actuación ante la ocurrencia de terremotos y tsunamis responde a la inusual intensificación de esos eventos catastróficos a escala global,  por lo que nuestro territorio  nacional no  escapa al anormal comportamiento, vinculado con reajustes de las placas tectónicas del planeta, es decir, de la estructura de la corteza terrestre…

En lo que va de año, en  Cuba se han  reportado más de 20  movimientos telúricos perceptibles, incluido el más reciente con una magnitud de 4,1 grados en la escala de Richter, notorio en tres  localidades de la región occidental del país: Artemisa, Guanajay y Candelaria, a unos 60 kilómetros de La Habana.

Los sismos -a diferencia de los huracanes- no dan margen para el anuncio anticipado. La ciencia ha avanzado mucho en la investigación de estos fenómenos, pero todavía son prácticamente impredecibles, por lo menos la hora o el día -e incluso el año- en que pudieran ocurrir…

Lo que quiere decir que los terremotos, causantes de los tsunamis, son impredecibles.  Ese es un fenómeno con el cual hay que aprender a convivir, y la mejor manera de preparase para mitigar los efectos que puedan ocurrir, es a través de la prevención en las construcciones, la aplicación y desarrollo de políticas efectivas de seguridad y alerta; y además, con la educación de las personas para que entiendan los riesgos, amenazas y peligros a que están sometidos.

Hay dos  elementos que es bueno precisar -según los especialistas- y que la población debe conocer: el primero es  la Percepción de la amenaza, pues  una de las mayores vulnerabilidades que puede tener una población expuesta a la amenaza sísmica, es no reconocer el peligro; y el segundo elemento está relacionado con los niveles de vulnerabilidad expositiva: tenemos que ser capaces de mantener una conducta adecuada ante este tipo de fenómeno natural, y está demostrado que en un terremoto sobrevive quien mejor preparado esté.

Los  terremotos son liberaciones bruscas de energía en el interior de la tierra, por lo tanto, científicamente no se ha desarrollado ningún método para realizar un pronóstico efectivo de este tipo de fenómeno, lo que se hace es el monitoreo de la actividad sísmica, permitiendo un control de la zona de origen, y hacer estimados de peligrosidad.

Programa de Gestión de Riesgos y Reducción de Desastres

En nuestro país existe una red de  estaciones sismológicas de primer orden integrada por siete  estaciones de banda ancha, ubicadas en Soroa, en la provincia de Pinar del Río; Manicaragua, en el centro de la Isla; Moa, en Holguín; Las Mercedes, en Granma; Maisí, en Guantánamo,   otra en el río Carpintero, en Santiago de Cuba; y  la de Camagüey, que se encuentra  en las proximidades del río Las Piedras, al Norte de la localidad de  Cascorro, zona donde se aprovecha el  afloramiento de rocas de origen volcánico con raíces muy profundas.

En la provincia de Camagüey, los estudios de peligros, vulnerabilidades y riesgos dan continuidad a estas labores, confirma la Dra. Mayra González, Directora de la Unidad de Medio Ambiente, del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

“El país no está exento de sufrir  los efectos de un terremoto o un tsunami; y ya de hecho,  hemos tenido varias manifestaciones de sismos; por lo que estamos  en los estudios relacionados con esos fenómenos, que a diferencia de la actividad ciclónica no se pueden pronosticar; pero sí la población se puede preparar.

“En estos momentos estamos trabajando tanto para el sector empresarial como para las comunidades, para reducir vulnerabilidades, que pueden ir desde las vulnerabilidades constructivas en las viviendas, hasta la conducta de la población para enfrentar la ocurrencia de un sismo.  Y esa es otra arista que se incorpora, con la actualización de la Directiva No. 1, del Presidente del Consejo de Defensa nacional, que incorpora los elementos sismológicos, y se trabaja muy fuertemente, en esta etapa, no sólo en la creación de las Comisiones de la provincia, sino que Camagüey también tendrá que asumir el apoyo a otras regiones con mayores vulnerabilidades que nuestro territorio”.

El primer terremoto del cual se tienen noticias en Cuba, ocurrió en Camagüey

Según las investigaciones realizadas en crónicas de antaño por el colega Eduardo Labrada, del Periódico Adelante, “aunque parezca insólito, el primer terremoto del que se tienen referencias en Cuba ocurrió en la Villa de Santa María del Puerto del Príncipe, hoy Camagüey, el 12 de abril del año de 1766, lo que originó, por supuesto, pánico en la población y el toque de las campanas en las iglesias dando la alarma.

“El terremoto debió ser muy fuerte, pues se reportó su presencia en el puerto de Nuevitas y en la Sierra de Cubitas, donde debió originar el desplome de algunas cuevas.

“Luego, y durante dos siglos, continuaron los movimientos en zonas tan distantes entre sí como Ciego de Ávila, Santa Cruz del Sur y Esmeralda; y en esa  localidad, del norte de la provincia,  se reportó un terremoto de  seis  grados,  el  2 de septiembre de  1984.

Y finaliza su relato Eduardo Labrada con otro elemento curioso: “existe  una nota periodística del  año 1920, donde se informa que como  consecuencia  de un temblor de tierra,  una parte de la loma La Deseada, de 279 metros de altura,  situada al Norte de Cascorro, se hundió”.

Se equivocan quienes piensan que en Cuba los temblores de tierra son atributos exclusivos de las provincias orientales por el conocido sistema de fallas de la Fosa de Bartlett, al sur de la Sierra Maestra.

Lo que sucede en realidad es que en todo nuestro archipiélago no existe el mismo nivel de actividad sísmica, y aunque se destaca la región oriental como la de mayor peligrosidad, se han registrados temblores, además de en Camagüey, en las provincias de Pinar del Río y La Habana.

Prevenidos….. y alertas

Hasta ahora la única protección contra los temblores de tierra es estar informado sobre qué hacer ante la presencia de un terremoto y conocer las medidas de seguridad, de allí que el Código Sísmico Cubano -equivalente a la alerta ciclónica bien conocida por nosotros-, establece zonas de peligrosidad, con instrucciones muy precisas para aquellos residentes en regiones geológicamente inestables.

Cuba es uno de los pocos países que han emprendido con rigor científico la educación sísmica de  la población

La sociedad cubana aventaja a otras por la organización social que dispone y la voluntad política hecha realidad a través de  un sistema de Defensa Civil, capaz de responder con rapidez ante desastres naturales, características que reducen la vulnerabilidad de los Estados.

El riesgo sísmico está ahí, y se hace necesario conocer a qué nos enfrentaremos y qué podemos hacer preventivamente para minimizar sus efectos como únicas formas de influir en la reducción de las vulnerabilidades, enfatiza la Dra.  en Ciencias Mayra González:

“Y lo que tenemos que hacer es incrementar el conocimiento de la población sobre estos fenómenos, crear los planes de medidas para enfrentarlos, capacitar a los técnicos, trabajadores y a la población para que el impacto sea menor.  De eso se trata, porque cuando decimos “acciones de mitigación” estamos hablando de la creación de condiciones alternativas para que cuando enfrentemos un desastre haya menos afectaciones desde todo punto de vista: en la actividad productiva, en los servicios, y en la calidad de vida del pueblo.

“La realidad es que tenemos la amenaza de los sismos, y no podemos desconocerla, por lo que estamos obligados al estudio de las zonas más vulnerables, y prevenir los impactos, para mejorar la respuesta y poder proteger a las personas y la economía:”

Fuentes consultadas: Cubadebate,  BBC Mundo,  Revista Bohemia, Documentos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, sitios digitales de la radio y la prensa cubanas, tierramerica.net, el Semanario Ambiental de América Latina, y Radialistas.net.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: