Posteado por: alaycolor | octubre 10, 2016

Ciclones tropicales en CanalMio en mp3(10/10 a las 14:34:52) 20:22 13254170 – iVoox

Origen: Ciclones tropicales en CanalMio en mp3(10/10 a las 14:34:52) 20:22 13254170 – iVoox

 

Para los cubanos la etapa de junio a noviembre está asociada a fuertes vientos, intensas lluvias, e inundaciones costeras; se trata de la temporada ciclónica, muy activa en los últimos años, como consecuencia del cambio climático que provoca el calentamiento de los mares.
Cada año, el  pueblo de Cuba se prepara para enfrentar la temporada ciclónica, del 1ero de junio al  30  de noviembre; y en  el mes de mayo, se realiza el ejercicio popular Meteoro con el fin de prevenir los posibles peligros que entrañan esos fenómenos meteorológicos y minimizar vulnerabilidades y riesgos.
logo-meteoro
Cuba, prácticamente en el centro de la zona geográfica del  Océano Atlántico, el Mar Caribe y el Golfo de México, vive bajo la amenaza de tales fenómenos naturales.
El ingeniero Roberto Arocha, del Departamento de Pronósticos del Centro Meteorológico de Camagüey, señala que varios países de la región, emiten sus predicciones, «aunque debemos atender las precisiones para cada zona geográfica, pues no son iguales los pronósticos».

Cada año, la Universidad Estatal de Colorado, con los doctores Philip Klotzbach  y William Gray  a la cabeza, publica la predicción del número y el tipo de huracanes que se podrían desarrollar: »  … en la temporada ciclónica para el Atlántico Norte, el Golfo de México y el área del Caribe, se espera la formación de 13 ciclones nombrados, es decir, tormentas tropicales, de los cuales seis  alcanzarán la categoría de huracán, y de estos, DOS serán intensos en la escala Saffir Simpson, de acuerdo con los estudios estadísticos basados en más de 30  años de experiencia…»

Pero…. los pronósticos, no son más que predicciones…
Todavía faltan 22 días de octubre y todo el mes de noviembre para que termine la temporada ciclónica, y ya en nuestra región hemos tenido 15 organismos tropicales, como dicen los meteorólogos.

La información Meteorológica…

Hoy,  es cosa cotidiana recibir a travaés de  la radio,  la televisión, y  los periódicos el estado del tiempo…

mapa-lluvias
Pero no siempre fue así: en la época en que no había medios audiovisuales, y apenas existían teléfonos, sólo los periódicos podían reproducir el parte del tiempo y alertar a la población.
Con independencia de lo que podía hacer la prensa impresa, sin la inmediatez que requiere el anuncio de un ciclón, el aviso directo estaba en manos del policía del barrio…, quien iba gritando por las calles..

«Alerta… alerta… vecinos… Se acerca un ciclón… Dice el Observatorio Nacional que a la media noche puede llegar el meteoro…. Cuidado, cierren puertas y ventanas…»

Todavía a principios del Siglo 20, el policía a caballo y envuelto en una gran capa negra, a veces desafiando la lluvia de la avanzada del ciclón, se detenía en cada esquina: ¡ciclón, ciclón!

Lo malo de ese aviso primitivo era que, en ocasiones, el huracán tardaba menos de lo pensado, y el viento y el agua ahogaban los gritos y los pitazos del policía, y terminaban arrastrando al propio avisador de la llegada del ciclón.

Aseguran los especialistas que el primer parte o aviso sobre la proximidad de un huracán se emitió en La Habana, el 12 de septiembre de 1875. Nunca antes había tenido lugar un hecho científico de esa naturaleza en ninguna otra parte del mundo.

Los meteorólogos cubanos en ciertas ocasiones utilizan el término de GRAN HURACAN, para caracterizar a determinados organismos, que tienen efectos destructivos excepcionales: tal fue el caso, en agosto de 2008, del huracán Gustav, que cruzó sobre el Occidente del país; pero el término NO es nuevo.

El ingeniero José Carlos Millás, director del antiguo Observatorio Nacional en Cuba, lo utiliza en las primeras décadas del siglo 20; sin embargo, el calificativo tiene un origen más remoto, cuenta la historia…

«El 10 de octubre de 1870, un huracán de singular violencia azotó la isla de Barbados, situada al Sureste del Arco de Las Antillas, con cuantiosas víctimas y no dejó ni un solo árbol en pie. En aquella época, dos grandes flotas de guerra estaban destacadas en esa región: una agrupación inglesa, situada en las inmediaciones de la Isla de Santa Lucía; y un destacamento francés, fondeado en Martinica.…

«El huracán se movió al Noroeste y alcanzó Las Antillas Menores, donde arrasó varias islas: se dice que sólo en Santa Lucía provocó la muerte de unas seis mil  personas y hundió la flota británica bajo las olas; pasó por Martinica, con un saldo de nueve mil  víctimas fatales, y además, hundió 40 buques de la flota francesa y arrastró a la muerte a unos cuatro mil  MIL marineros.
«Luego, castigó también con fuerza las islas Dominica, San Vicente y Puerto Rico, hasta llegar, ocho  días después, es decir, el 18 de octubre de 1870, a las frías aguas del Atlántico Norte».

Al narrar lo ocurrido, el geógrafo francés Elisée Reclus, apunta..

«La cólera de los hombres fue dominada por la de la Naturaleza. Franceses e ingleses estaban entonces guerreando, y todos aquellos barcos que el mar acababa de tragar iban cargados de soldados dispuestos a degollarse unos a otros. Ante el espectáculo de tanta ruina, se calmaron los odios de los supervivientes. El gobernador de la Martinica hizo poner en libertad a los marineros ingleses que habían quedado prisioneros a consecuencia del gran naufragio, declarando que en la común catástrofe todos los hombres eran hermanos».

Varios días después, la prensa británica, al narrar con dramáticas palabras el desastre, y a falta de un nombre propio, lo calificó como EL GRAN HURACAN, y así pasó la expresión a la posteridad, para calificar a los ciclones muy violentos, por el número de víctimas y los efectos materiales.

Antes  los ciclones no tenían nombres

Para hacer referencia a los Ciclones Tropicales es necesario identificarlos, para diferenciar determinado sistema o para facilitar la emisión de Boletines de Avisos, pues de acuerdo con la Organización Meteorológica Internacional, «… establecer nombres para los fenómenos atmosféricos es más fácil para los medios de comunicación a la hora de publicar noticias acerca de ellos».

huracan-6

La experiencia dice que es mucho más efectivo el uso de nombres cortos ya que induce a menos errores que con la identificación por la latitud y la longitud del fenómeno en cuestión.

«La historia de dar nombre a los huracanes surgió hace mucho tiempo, cuando los primeros viajeros de embarcaciones asociaban los acontecimientos importantes durante la travesía, no sólo de huracanes, con el santoral de la Iglesia Católica, según las fechas; pero existía un problema… los eventos se repetían el mismo día y en varios años, por lo que se acumulaban los nombres iguales, lo que impedía hacer una buena identificación de cada suceso, y traía como consecuencia la confusión sobre los diferentes sucesos».

El sistema de nomenclatura para los ciclones, pasó por varias etapas de desarrollo a lo largo de los años.

A fines del Siglo 19, el meteorólogo australiano Clement Wragge, fue el primero en referirse a los huracanes utilizando nombres propios de mujeres, y para ello se servía de nombres bíblicos.

En 1953, en los Estados Unidos se decide identificar a las tormentas con nombres de mujer. Y dicen….., no lo hemos podido comprobar, que eran los pilotos quienes utilizaban los nombres de sus suegras…. para identificar a los destructivos organismos…

En 1978, comienzan a incluirse nombres masculinos para identificar las tormentas del Pacífico Norte Oriental; y la unificación llega un año después, cuando en 1979, la Organización Meteorológica Mundial y el Servicio Meteorológico de Estados Unidos, deciden alternar nombres de hombres y mujeres para la denominación de los ciclones.

Actualmente, se utilizan seis listas con nombres de mujeres y de hombres, uno por cada letra del alfabeto; cada una compuesta de 21 nombres de la A a la W, porque se omiten la Q, U, X, Y, y Z; pues dicen los meteorólogos que NO existen suficientes nombres con esas letras en los tres idiomas que se usan para elaborar las listas, inglés, francés y español.

Sólo se establecen variaciones cuando se produce un huracán de gran intensidad, cuyo poder destructivo causa severos daños y numerosas víctimas fatales, y entonces, se retira el nombre de la lista, y se sustituye por otro que comience con la misma letra.

Así, por ejemplo, no se repiten los nombres de Flora, David, Elena, Frederic, Iván, Mitch, Gustav, Katrina…, los que permanecen, como mínimo, diez  años fuera de las listas…

«El proporcionar nombres a los huracanes permite una mayor facilidad de comunicación y una mejor identificación entre los meteorólogos y la población, pues disminuyen las posibilidades de confusión sobre la tormenta que se describe en los informes de alerta, y los boletines que publican los servicios meteorológicos.

Los nombres establecidos para la actual temporada ciclónica son:  Alex, Bonnie, Colin, Danielle, Earl, Fiona, Gaston, Hermine, Ian, Julia, Karl, Lisa, Matthew, Nicole, Otto, Paula, Richard, Shary, Tobías, Virginie y Walter.

¿Y qué sucede si antes de terminar la temporada, se agota la lista de nombres por la activa formación de ciclones?

En ese caso, se recurre al alfabeto griego, según una norma de la Organización Meteorológica Mundial, y entonces comienza a nombrarse, Alfa, Beta, Gamma, Delta, y así sucesivamente.

Y aunque no es una situación común, ocurrió en el 2005, el año con mayor número de huracanes en el Atlántico desde que se tienen registros oficiales.

Se formaron 31 depresiones tropicales, de las cuales 15 llegaron a categoría de huracán y de ellos, siete fueron intensos. Se acabaron las letras del alfabeto, y se emplearon  seis griegas.

Y cuentan que hasta los españoles vivieron el paso de dos fenómenos tropicales ese año, el ciclón tropical Vince que el 11 de octubre del 2005 entró por Cádiz, el primer fenómeno de ese tipo en afectar a España desde 1842; y la tormenta tropical Delta, que el 28 de noviembre pasó muy cerca de Canarias

Temporada ciclónica del 2016

El 2016 es un año atípico, dos ciclones se formaron fuera de temporada, el huracán Alex, en enero; y la tormenta tropical Bonnie, a fines de mayo.
Alex es el primer huracán atlántico que se forma en 78 años, fuera de temporada, desde enero de 1938. Y, desde que se tienen registros, a mediados del siglo 19, solo cuatro veces ha sucedido algo semejante.
Esta temporada comenzó excepcionalmente temprano, casi cinco meses antes del inicio oficial, y es la primera aparición de dos tormentas en el Atlántico pre-temporada desde el año 2012. El cinco de junio, Colin fue la tercera tormenta más temprana nombrada en el Atlántico en la historia registrada.
Muy activas han sido las primeras jornadas de Octubre, mes que históricamente es el de mayor peligrosidad para Cuba; y el huracán Matthew golpeó con fuerza la región más oriental de Cuba; y en  estos momentos, la región del Atlántico y El Caribe mantienen actividad intensa, continúa Matthew sobre la zona, avanza el huracán Nicole, y los especialistas advierten sobre la formación de otro organismo tropical, Otto, que podría se el décimo quinto de la actual temporada ciclónica.
 Historias de huracanes
En estos días, cuando el país ha vivido intensas jornadas marcadas por el paso del huracán Matthew, se recuerdan historias particularmente difíciles.
Los camagüeyanos no olvidan el ciclón Flora, cuando entre el cuatro y el ocho de octubre de 1963, con caprichosa trayectoria, azotó la antigua provincia de Oriente y Camagüey; y los efectos fueron mayores debido a la carencia de medios protectores para la población y la economía.

ciclon-flora

Según los reportes de la época…

» .. . en 93 horas se registraron mil 840 milímetros de agua, que provocaron enormes inundaciones, la muerte de más de mil cien personas, la destrucción de más de once mil  viviendas, averías a otras 21 mil 400 , la pérdida de cuatro mil  caballerías de arroz y serias afectaciones a extensas áreas cañeras y cafetaleras, los servicios de electricidad, telefonía, las carreteras y los caminos».

El paso del ciclón Flora fue catalogado como la segunda mayor catástrofe natural ocurrida en Cuba, luego del ciclón del 9  de noviembre de 1932 en Santa Cruz, al sur de Camagüey, donde perdieron la vida tres mil  personas.

monumento-ciclon20-3220santa20cruz20del20sur-cguey

Camagüey recuerda también los últimos impactos de esos fenómenos meteorológicos, tras el paso de los huracanes Ike, el  8 septiembre del 2008; y dos meses después, el 8 de noviembre, Paloma, que voló peligrosamente, en fecha coincidente con el ciclón de 1932, por el municipio de Santa Cruz del Sur.

Y en esta historia de huracanes, entre el año 2001  y el actual 2016, el país ha lamentado la muerte de más de 40 personas, a pesar de que la protección de la vida es y sigue siendo la prioridad en Cuba.
«Las pérdidas económicas ascienden, en estos 15E años, a casi 26 mil millones  de pesos, y  un millón y medio  de viviendas resultaron afectadas».

La Defensa Civil de Cuba
Pero Cuba sigue marcando la diferencia, con el resto de los países de la región, a partir del diseño del Sistema de la Defensa Civil, que trabaja en estrecha unidad con la Sociedad Nacional de la Cruz Roja, el Ministerio de Salud Pública, el Instituto de Meteorología, el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos y otros organismos que asumen responsabilidades estatales, políticas, sociales y científicas ante situaciones de alerta por fenómenos hidro-meteorológicos.

La eficacia de la Defensa Civil en Cuba, supera con creces lo logrado por entidades homólogas en otros países, aún en los de mayor desarrollo económico y social.

La efectividad del sistema cubano y los resultados de su desempeño, radican en la voluntad política del Estado, y en la prioridad absoluta de preservar las vidas humanas, por encima de cualquier elemento material.
Muchas instituciones internacionales, entre ellas, la Organización de las Naciones Unidas, reconocen esta condición de excelencia del sistema de la Defensa Civil en Cuba.

(Fuentes:  Juventud Rebelde, Luis Enrique Ramos Guadalupe, Fernando Boytel, y materiales tomados de los sitios de Internet El Caribe, El Tiempo, del Instituto de Meteorología de Cuba y de la Organización Mundial Meteorológica).


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: