Posteado por: alaycolor | noviembre 20, 2016

Ernesto Guevara volvió a Bolivia convertido en el Che en CanalMio en mp3(20/11 a las 01:39:47) 20:12 13831060 – iVoox

Origen: Ernesto Guevara volvió a Bolivia convertido en el Che en CanalMio en mp3(20/11 a las 01:39:47) 20:12 13831060 – iVoox

Aquí va un soldado de América

En 1953, Ernesto Guevara de la Serna inicia una nueva aventura, esta vez en compañía de su amigo de infancia Calica, Carlos Ferrer.
En el andén de la Estación de Buenos Aires, los jóvenes esperan el tren que los llevaría hacia Bolivia, primer punto del proyectado viaje que debía terminar en Venezuela, para reunirse con Alberto Granado.
Don Ernesto Guevara, cuenta aquella despedida…
«Era una tarde gris y fría; y nos juntamos todos en la Estación Retiro, del Ferrocarril General Belgrano, a despedir a los viajeros.  Además de sus amigos, estábamos los familiares de ambos. El tren internacional a Yacuiba-Pocitos, en Bolivia, debía partir a las cuatro de la tarde. Como siempre, la espera fue larga y sin tener nada que decirnos. Sonó el pitido del guarda.
«Besos, abrazos, gritos, pañuelos al aire, y Ernesto vestido con un pantalón de fajina verde. Acompañé el tren unos metros caminando por el andén; y mientras, él revoloteaba sobre su cabeza rapada un bolsón, gritando…
¡Aquí va un soldado de América!

calica-habla-de-ernesto
El tren que conduce al joven Ernesto con su amigo Calica, aquella tarde de Julio de 1953, tiene como destino la última estación de la frontera de Argentina con Bolivia, la Quiaca.
Un año antes, Ernesto le dice a su amigo Carlos Ferrer, Calica, que se prepare, pues terminados sus exámenes para graduarse como médico, emprenderán viaje por otros países latinoamericanos.

ernesto
Luego de soportar el primer ataque de asma en el viaje, y la espera obligatoria para conseguir la visa, y continuar a Bolivia, Ernesto Guevara y su amigo Carlos Ferrer, Calica, logran el 10 de julio cruzar la frontera y comprar los boletos del tren, que los llevaría hasta La Paz.
Ernesto Guevara, desde la propia frontera con Argentina, comienza a escribir sus notas de viaje.
«A las cuatro de la tarde se asoma el tren a la quebrada donde está La Paz. Una ciudad chica pero muy bonita, se desperdiga entre el accidentado terreno del fondo, teniendo como centinela a la figura siempre nevada del Illimani.
«La etapa final de unos cuantos kilómetros tarda más de una hora en completarse. El tren parece que fuera a escapar tangentemente a la ciudad, cuando torna y continúa su descenso.
«Es un sábado por la tarde y la gente a la que estamos recomendados es muy difícil de encontrar, de modo que nos dedicamos a vestirnos y sacarnos la roña del viaje.
«La Paz es la Shanghai de América. Una riquísima gama de aventureros de todas las nacionalidades vegetan y medran en medio de la ciudad policroma y mestiza que marcha encabezando al país hacia su destino».

ernesto-y-su-amigo-calica
Ernesto en Bolivia.

El viaje tiene como primer objetivo cruzar por el lago Titicaca; pues, desde que incluyen a Bolivia en el recorrido, sueñan con encontrar el inmenso espejo de agua en las alturas que alberga en su seno a la Isla del Sol y a las hermosas ruinas Incas, una de las espléndidas culturas que a Ernesto le faltaba admirar.
Tanto Ernesto como Calica están interesados en conocer los avances de la revolución boliviana, proceso político encabezado por el Movimiento Nacionalista Revolucionario, fundado por Víctor Paz Estensoro y Hernán Siles Suazo, en junio de 1942.
El Movimiento Nacionalista Revolucionario, MNR, se presenta a las lecciones en 1951, y obtiene el triunfo electoral; pero, la reacción de inmediato se organiza, y forma una Junta Militar, para evitar que el Movimiento asuma el gobierno.
La población responde. El 11 de abril se alzan los obreros de las minas, y derrotan al ejército. Se forma un gobierno encabezado por Hernán Siles Zuazo y el líder minero, Juan Lechín Oquendo.
Las masas obreras, los llevan hasta el Palacio Quemado, para que asuman el mando, hasta el regreso de Víctor Paz Estenssoro, quien estaba exiliado en Argentina.

En Bolivia, la revolución en marcha da pasos importantes, el 21 de julio de 1952 se otorga el voto universal; a los analfabetos y a las mujeres se les da derecho al sufragio; y en octubre, son nacionalizadas las propiedades mineras; se crea el Ministerio de Asuntos Campesinos, y se aprueba la Ley de Reforma Agraria. El gobierno disuelve el Ejército y lo reemplaza por las milicias de mineros, campesinos, obreros y clases medias.
Durante 40 días Ernesto Guevara y Carlos Ferrer, comparten tertulias en la terraza del Hotel La Paz, donde los exiliados argentinos discuten la situación política de su país; la mayoría de ellos militares o burgueses antiperonistas, que esperaban el momento oportuno para regresar a Argentina; pero Ernesto y Calica también visitan la Bolivia profunda, la de los pobres e indígenas.

calica-che-primer-viaje-bolivia-1953
Ernesto se preocupa por conocer todo lo que le rodea, desde la situación política hasta la arqueología; y en ese sentido le escribe a su amiga y compañera de estudios Tita Infante…
«Le diré que paseamos por los alrededores más o menos lejanos de la capital, cómo Los Yungas, que son unos valles tropicales preciosos, pero una de las cosas interesantes a que nos dedicábamos era a otear el panorama político que es sumamente interesante.  Bolivia es un país que ha dado un ejemplo realmente importante a América.
«Todavía ahora la lucha sigue y casi todas las noches hay heridos de bala de uno u otro bando, pero el gobierno está apoyado por el pueblo armado, de modo que NO hay posibilidades de que lo liquide en un movimiento armado desde afuera y solo puede sucumbir por sus luchas internas».
Ernesto evalúa la situación en Bolivia…
«El Movimiento Nacionalista Revolucionario, es un conglomerado en el que se notan TRES tendencias más o menos netas: la derecha, que está representada por Siles Suazo, el vicepresidente y héroe de la revolución; el centro por Paz Estenssoro, más resbaladizo aunque probablemente tan derechista como el primero; y la izquierda por Lechín, que es la cabeza visible de un movimiento de reivindicación serio, pero que personalmente es un advenedizo, mujeriego y parrandero.
«Probablemente el poder quede en definitiva en manos del grupo de Lechín que cuenta con la poderosa ayuda de los mineros atinados, pero la resistencia de sus colegas de gobierno puede ser seria, sobre todo ahora que el ejército se reorganizará».
Ya avizora Ernesto Guevara la situación boliviana, comentaría después Hilda Gadea, su primera esposa..
«En Bolivia, donde tuvo ocasión de trabar relación con Juan Lechín, Ñuflo Chávez y otros dirigentes bolivianos, Ernesto se queda con una impresión negativa.
«La pobreza del pueblo era extrema y las medidas de la revolución poco incisivas, tanto con relación a las nacionalizaciones de las minas, como por el tratamiento despreciativo dado a los campesinos, como en fin, por el oportunismo y la corrupción de muchos funcionarios».
 ¿Aquellas experiencias llevarían a Ernesto a retornar a esas tierras 23 años después, convertido en el Comandante Che Guevara?.

El 7  de agosto de 1953, Ernesto Guevara decide que su etapa en Bolivia está concluida y acuerda con Calica continuar el viaje..
En Perú se separan, Ernesto Guevara continuará rumbo a Guatemala donde quiere vivir también la experiencia revolucionaria, y Carlos Ferrer, Calica, seguirá a Venezuela, donde lo espera Alberto Granado.

comandante-che-guevara

Hace 50 años  Ernesto Guevara de la Serna, regresa a Bolivia, entonces como el Che, Comandante guerrillero.
En abril de 1965 el Che viaja al Congo, al frente de un grupo de asesores militares internacionalistas cubanos, para apoyar la lucha de las guerrillas del Consejo Supremo de la Revolución, que había solicitado la ayuda de Cuba para combatir al régimen títere de Moisés TSHOMBÉ, uno de los responsables del asesinato del mártir africano Patricio Lumumba.

en-el-congo
Pero, la lucha dura poco, se produce un golpe de estado contra Tshombé, y la Organización para la Unidad Africana, y el Gobierno de Tanzania, que servía de apoyo logístico a la guerrilla, deciden que se suspendan las acciones militares.
«Ante esa situación, el Comandante Ernesto Guevara y el grupo de combatientes internacionalistas cubanos que lo acompañábamos nos vimos obligados a abandonar el Congo, el 20 de noviembre de 1965. Los cubanos regresamos a La Habana».
Pero el Che no retorna; y permanece durante varios meses, de forma clandestina, en la embajada cubana en Tanzania. Y a piensa en la continuidad de la lucha guerrillera en América Latina
El tres  de octubre de 1965, en ocasión de la constitución y presentación del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Fidel lee la carta de despedida del Che…

«Siento que he cumplido la parte de mi deber que me ataba a la Revolución Cubana en su territorio y me despido de ti, de los compañeros, de tu pueblo que ya es mío.

«Otras tierras del mundo reclaman el concurso de mis modestos esfuerzos. Yo puedo hacer lo que te está negado por tu responsabilidad al frente de Cuba y llegó la hora de separarnos».

En el primer trimestre del año 1966, Ernesto Guevara está en Praga, mientras en Cuba se prepara militarmente un grupo de oficiales del Ejército Rebelde, todos antiguos compañeros del Che.
El 21 de julio de 1966, igualmente de forma clandestina, el Che regresa a La Habana, y se reúne con el núcleo de la futura guerrilla que operará en Bolivia, recuerda uno de los combatientes cubanos que lo acompañará a Bolivia, Harry Villegas…

pasaporte-a-nombre-de-adolfo_mena_gonzalez_el_che
El tres de noviembre de 1966, con un pasaporte uruguayo, a nombre de Adolfo Mena, Ernesto Guevara llega a La Paz, capital de Bolivia. Ahora es el Che, el Comandante que nuevamente está en acción.
Tarde en la noche del cinco de noviembre, el Che está en la finca Ñancahuazú donde establecerá el campamento; y escribe las primeras anotaciones en el Diario de campaña…
«Hoy comienza una nueva etapa. El viaje fue bastante bueno».
El seis de noviembre de 1966, el Che fija el campamento del núcleo de la guerrilla en Bolivia. Regresa al país andino 23 años después, para conquistar otro sueño de libertad, como proféticamente dijera en la despedida en Buenos Aires, Argentina, en julio de 1953…
 ¡Aquí va un soldado de América!

en-bolivia
(Fuentes:  Para la realización de este programa se utilizaron grabaciones del canal de audio Ivoox.com,  y se consultaron textos de Lois Pérez Leira y Luz Mendoza; y los diarios del Che y Pombo).


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: