Posteado por: alaycolor | febrero 14, 2017

José Martí: soy el amor

Origen: José Martí: soy el amor

«Por el amor se ve. Con el amor se ve. El amor es quien ve. Sin amor, no  se puede ver».

bandera-marti

Para José Martí el amor lo es todo, y se expresa en la entrega a la Patria, a los amigos y a la mujer…..
«La única verdad de esta vida, y la única fuerza, es el amor. El patriotismo no es más que amor. La amistad no es más que amor».
En todos los campos de la vida humana está la palabra martiana: junto a la pasión por la libertad de Cuba y la emancipación de su pueblo, hay otros amores muy bien cultivados desde su corazón, que marchan de forma paralela en su corta, pero intensa  vida.
En las más disímiles circunstancias, Martí califica al amor como ley, verdad, camino, consuelo, moda, sol, bien eterno…, incluso llega a decir que es una rosa al revés, porque lleva las espinas por dentro; pero su más bella definición la ofrece en el drama Adúltera, escrito en 1872 cuando apenas tiene 19 años.
«¡Amor es que dos espíritus se conozcan, se acaricien, se confundan, se ayuden a levantarse de la tierra y se eleven de ella en un solo y único ser; nace en dos con el regocijo de mirarse; alienta con la necesidad de verse; concluye con la imposibilidad de desunirse!.  No es torrente; es arroyo; no es hoguera, es llama; no es ímpetu, es paz».

marti
Martí fue todo amor, y de esa manera insoslayable se entregó a la Patria; pero no fue diferente con sus seres más cercanos, los padres, las hermanas, los amigos.
Aunque tiene una vida azarosa de amores y desencuentros, experimenta el amor con tanta fuerza, como expresara en un artículo para el periódico Sun, en el año 1880…
«En todas partes, un alma de mujer ha venido a bendecir y endulzar mi vida exhausta».
Se habla de sus muchos amores, desde el primero en el exilio en España, hasta las encontradas opiniones por los sentimientos que lo unieron a Carmen Miyares, en Nueva York.

Luego del amor juvenil por Blanca Montalvo, en España; dicen algunos estudiosos de la vida de José Martí, que quizás, cuando llega a México se produce, el amor más apasionado y tormentoso en su vida afectiva…
«Allí conoce a la actriz Rosario de la Peña, una bella y guapa mujer de ojos morenos, mirada gitana y largos cabellos, algo mayor que él en edad, pero atractiva hasta la saciedad y centro de atención y de querer en todos los círculos literarios de México.
Rosario tal vez representó para Martí el papel de la amante apasionada y la mujer deseada, aunque cuentan que no alcanza la respuesta esperada de ella…
Y dice Martí: «.. en ti pensaba y puse un punto en mi vida y quise yo soñar que tú eras mía…..Rosario, despiérteme usted, esfuércese…..vénzame…..yo necesito encontrar en mi vida una explicación…..un deseo…..un motivo justo…..una disculpa noble en mi vida….de cuantas vi…..nadie más que usted podría…..y hace cuatro o cinco  días que tengo frío…»
En México conoce también José Martí a Carmen Zayas Bazán , «y queda prendado de la belleza de la linda camagüeyana, de personalidad avasalladora, tiposa, de ojos negros y largos cabellos».

Se inicia el  noviazgo y Martí confiesa a su amigo Manuel Mercado…

«Carmen ejerce en mi espíritu una suave influencia fortificante, no es pasión frenética, a menos que en la calma haya frenesí, pero es como atadura y vertimiento…voy lleno de Carmen que es ir lleno de fuerzas.»
En 1877, José Martí va a Guatemala, donde imparte clases en la Academia de Niñas de Centroamérica; y entre sus alumnas está la jovencita inquieta, altiva y bella, María García Granados quien se enamora del maestro, según dicen las muchas versiones de crónicas y leyendas.
Pero Martí regresa Martí a México, donde contrae matrimonio con la camagüeyana Carmen Zayas Bazán; luego, ambos viajan a Guatemala y entonces se produce el inesperado fallecimiento de María García Granados, La Niña de Guatemala.
Dicen que queda así el testimonio, como una confesión indiscreta, sobre el recuerdo de María..

la-nina-de-guatemala
Entre el amor tormentoso por Rosario de la Peña, y el infantil de María García Granados, está el casamiento con la camagüeyana Carmen Zayas Bazán. Amor suave y sin pasión frenética, pero amor intenso, que le da al matrimonio el único hijo, José Francisco, el Ismaelillo, otro de los intensos amores de José Martí

carmen-y-el-hijo

Para Martí la Patria es su destino existencial primario y el hogar lo sacrifica por Cuba; por eso dice Gabriela Mistral, «…. sus amores, quedan todos sin acabamiento…»
Para José Martí, estar enamorado es cosa natural y necesaria del ser.
«Sin pan se vive, sin amor ¡NO!, porque el amor palpita en cuanto vive y es el lazo que une a los hombres, el modo de enseñar y el centro del mundo.»marti-estatua-tribuna-antimperialista_f-jrebelde
Y en 1892 recomienda…
«Que se marque al que no ame, para que la pena lo convierta».
Y en carta enviada a su hermana Amelia, aconseja…
» … el amor, como el árbol, ha de pasar de semilla a arbolillo, a flor, y a fruto.»
Y en el poema Dolora Griega, critica a quienes buscan el amor por pura conveniencia…
En la vida amorosa de José Martí, el rompimiento del matrimonio con Carmen Zayas-Bazán Hidalgo, provoca opiniones encontradas, y la explicación más difundida es que la camagüeyana, única esposa y madre de su hijo, no compartió el afán de él, de sacrificarlo todo por la independencia de Cuba.

Un estudioso de la vida y la obra de José Martí, el venezolano Jefferson Martínez-López, dice…, «no  me parece justo que la historiografía siga considerando a la esposa de Martí como alguien que NO se lo merecía. Carmen Zayas-Bazán fue una víctima de circunstancias personales e históricas para las cuales no había sido educada y que la trascendieron por tanto.
«Mientras Martí fue el padre de una nación, ella se consagró a ser la madre de un niño, la esposa de un hombre. Su grandeza no consistió en haber seguido a Martí en sus actividades políticas y en su lucha por la independencia de Cuba, sino en continuar amándolo más allá de la muerte; a pesar de no haber podido comprenderlo y de saberse postergada en cuanto al interés primero de Martí.»
Y a propósito, la Editorial Ácana, de Camagüey, presentará entre las novedades de la Feria Internacional del Libro, el título, Bautismo en la soledad, una biografía de Carmen Zayas Bazán, esposa de José Martí, de la investigadora cienfueguera Mirtha Luisa Acevedo. Por tanto, será de obligada vuelta, el tema de los amores de Martí y Carmen.

250px-josemartiyelismaelillo
José Martí es calificado como uno de los más grandes visionarios de América; y tal vez su fórmula se encierre en una reflexión, de sus Cuadernos de Apuntes de 1894, un año antes de su muerte en combate…
«Por el amor se ve. Con el amor se ve. El amor es quien ve. Sin amor, no se puede ver». thumb-1elamorcrececrececomolospinoscrececomolaspalmasydesdeloaltode_21_josemarti

(Fuentes: Para la realización de este programa se utilizaron textos de Alberto Müller, en Académicos; Lucilo Tejera, en Radio Cadena Agramonte; y Mileyda Menéndez Dávila, en Juventud Rebelde).

 


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: