Posteado por: alaycolor | junio 27, 2017

Tributo a Pinares, Víctor y Tuma caídos en Bolivia en Junio de 1967 en CanalMio en mp3(27/06 a las 13:09:45) 00:00 19485722 – iVoox

Origen: Tributo a Pinares, Víctor y Tuma caídos en Bolivia en Junio de 1967 en CanalMio en mp3(27/06 a las 13:09:45) 00:00 19485722 – iVoox

Tributo al Che y sus compañeros: Pinares, Víctor Tuma, muertos en Junio de 1967.

Sangre cubana y boliviana  por la libertad.

El 2 de junio de 1967, la sangre del cubano Antonio Sánchez, Pinares, y  la del boliviano Casildo  Condori Cochi, Víctor,  se juntan en  el suelo del  Peñón Colorado.

En su diario de campaña, escribe Israel Reyes Zayas, Braulio en la guerrilla, “el  2 de  junio desaparecen  Marco y Víctor cuando iban en exploración”.

La noche del 17 de abril de 1967, el grupo de la Retaguardia dirigido por Joaquín, Juan Vitalio Acuña,  se separa  de la columna  dirigida por el Comandante  Ernesto Che Guevara.

Los 16 hombres y una mujer, Tania,  entre quienes también están los CUATRO  de la  resaca, quedan en las cercanías del río Ñacahuasú, en una zona de Bella Vista, también llamada Monte Dorado.

“El Che le ordena a  Joaquín hacer una exploración por la zona, impedir un movimiento excesivo del ejército y esperarlo durante tres  días, sin combatir frontalmente, hasta su regreso; pero durante varios  días, ambos grupos se buscan, están próximos, y sin embargo, nunca más se encuentran…”

Los guerrilleros de la columna del  Che van hasta las cercanías de Muyupampa,   para dejar a Regis Debray y a Ciro Bustos, quienes son apresados por el Ejército de Bolivia; e igualmente, del grupo de la  Retaguardia, deserta uno de la resaca; los militares lo detienen en Ití, y  lo asesinan el 24 de mayo de 1967.

Ante las evidencias de la presencia del grupo guerrillero,  el ejército comienza  una operación de rastreo por la zona; y una  semana después…

“El  2 de junio,  Antonio Sánchez Díaz, Pinares para los cubanos, y Marcos en la guerrilla;   Casildo Condori  Cochi, Víctor;   y Antonio Jiménez Tardío, Pedro o Pan Divino, salen  de exploración y a buscar alimentos.

“Marchan confiados por la senda recorrida sin novedad en otra oportunidad y caen  en la emboscada tendida por la tropa al mando del subteniente Néstor Ruiz, en Peñón Colorado, muy cerca del poblado de Bella Vista”.

El primero en caer herido de muerte es  Marcos, quien va  al frente; y  después Víctor.  Pedro logra  escapar y llega  al campamento donde informa  los hechos.

El  10  de julio de 1967,  el Che anota en su diario: “la radio dio la noticia de un choque con guerrilleros en la zona de El Dorado, que no  figura en el mapa y es ubicado entre Samaipata y el Río Grande; reconocen un herido y nos atribuyen dos  muertos”.

Antonio Sánchez Díaz, Comandante Pinares, Marcos en la guerrilla.

El combatiente cubano Antonio Sánchez Díaz, nace el 7 de diciembre de 1927, razón por la que sus padres deciden ponerle el nombre del  Titán de Bronce; ero después, durante la lucha guerrillera, sus compañeros lo llaman Pinares, porque es pinareño.

Invasor  con Camilo Cienfuegos,  Pinares es  designado jefe de la retaguardia de la columna  Antonio Maceo; y en enero de 1959, luego del triunfo revolucionario, recibe  por sus méritos,  los grados de Comandante.

Antonio Sánchez Díaz, ya conocido como el Comandante Pinares, desempeña  diversas responsabilidades dentro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, en la entonces Isla de Pinos, en Camagüey, en Oriente y en su natal Pinar del Río, y participa  activamente en la lucha contra bandidos.

Cuando  se constituye  el primer Comité Central del Partido Comunista de Cuba, en 1965, es  uno de sus integrantes.

“Ese fue un momento de  felicidad, algo muy grande para él; e igualmente, un año después recibe  emocionado otra gran noticia, ha  sido seleccionado para integrar el grupo de cubanos que acompañarían al Che en Bolivia”.

El Comandante Pinares, otra vez rebautizado, en la  guerrilla boliviana  será  Marcos, llega  a territorio andino el  20  de noviembre de 1966.  Al reunirse con el Che, en su primer campamento, es designado   jefe de la vanguardia; pero después, por problemas de disciplina, es enviado  a la retaguardia.

“En numerosas ocasiones hubo que amonestarlo, hasta que le advertí que  podía ser expulsado deshonrosamente de la guerrilla, pero su respuesta fue tajante…

— ¡Antes fusilado!…

En abril  de 1967,  Marcos queda  en el grupo de  la retaguardia, bajo el mando de Juan Vitalio Acuña Núñez, Joaquín.

“El  2 de junio,  con  otros dos combatientes, avanzamos  en dirección a la casa de un campesino para conocer  la  disposición a colaborar con la guerrilla.

“Hasta entonces los habitantes del lugar habían sido serviciales, pero por esa causa el ejército incrementa las  represalias contra los pobladores de la zona.

“Los militares, por tanto, se hallan cerca y los guerrilleros caen en una emboscada. Marcos y Víctor, de nacionalidad boliviana, resultan muertos, el tercer guerrillero logra  escapar e informar lo ocurrido a sus compañeros”.

Casildo Condori Cochi, Víctor en la guerrilla.

El otro guerrillero, muerto  junto al cubano  Marcos, es  Casildo Condori, Víctor, de 26 años, nacido en Coro Coro, minas de cobre de la provincia de Pacajes,  en el departamento de La Paz, a quien sus vecinos llamaban El Rojo, por su activo desempeño al frente del comité local del Partido Comunista Boliviano en su pueblo natal.

Casildo Condori, se une a la guerrilla del Che en febrero de MIL 967, como parte del grupo de Moisés Guevara.

En 1985 Matilde Condori ofreció su testimonio sobre el hermano caído en la guerrilla del Che…

“Mi madre falleció sin conocer la muerte del hijo. Ella no  sabía leer y le dijimos que él estaba en Cuba… nada más. Mi padre SÍ lo supo, porque lo leyó en el periódico. Casildo  estaba casado con  Nancy Yujra,  y tenía tres hijos; pero dos  de ellos murieron en una misma noche, enfermos de escarlatina. Solo quedó Lena, una de las muchachitas”.

Después de la muerte del joven boliviano, sus familiares encuentran en el cuartico que ocupa con su esposa  Nancy Yujra  una carta enviada desde la guerrilla, aunque ningún familiar  supo la razón de la ausencia de Casildo…

“Te escribo esta carta con el fin de saludarte y felicitarte por tu cumpleaños  y te recomiendo que me cuides bien a mi Lenita, que  ella  es todo mi ser. Es a ella y  a ti,  a quienes quiero en la vida con toda el alma.  Son ustedes  mis seres más queridos. Siempre me encuentro pensando en Ustedes.

“Cuando termine mi contrato vendré inmediatamente para reunirme con ustedes,  para vivir felices y ya  no separarnos más y sin preocuparnos.

“NO encuentro palabras para expresarles y decirles el cariño que les tengo. No  te olvides siempre de ponerles flores a mis hijos. Me despido con abrazos y besos a ti y a mi Lenita,  Chau.

“Avísenme si ya habla mi hija, si se acuerda de mí, y cómo se ha encontrado todo este tiempo”.

Luego de la muerte de Casildo, Nancy se casa con otro hombre, quien reconoce a Lena como su hija, y le cambian el apellido a  la niña, Condori, por Rojas, quien no supo la historia hasta los  16 años de edad.

Trascurridos 30  años de la muerte del Che, de  Casildo Condori, y de los combatientes de la guerrilla, se encuentran los restos de los caídos,  excepto los del cubano Jesús Suárez Gayol.

Por aquellos  días de 1997, Lena, la hija de Casildo Condori, se entera del suceso a través de su padrastro, quien le pide que acuda a las honras fúnebres que se efectuarían en Cuba.

Lena se debate entre sentimientos contrapuestos; pero a través de Loyola Guzmán, una de las mujeres de la red urbana de apoyo a la guerrilla, Lena, la hija de Casildo Condori concerta  el viaje a Cuba.

Comprenderá en aquel difícil momento la verdad y el valor de las ideas que su padre defendió.  La muerte no fue en vano.

En Peñón Colorado, Bella Vista; por primera vez se derraman juntas,  sangre cubana y boliviana, las del Comandante  Pinares, Marcos;  y Casildo Condori, Víctor.

Carlos Coello Coello, Tuma; Tumaini en la guerrilla.

Junio de 1967  también guarda la memoria de otro combatiente cubano caído en tierras bolivianas, Carlos Coello Coello, Tuma.

El 26 de junio,  la guerrilla pierde  a uno de sus mejores hombres,  herido de muerte por una bala enemiga.

El relato del Che, en su Diario de Campaña,  es preciso: “Día negro para mí”.

26 de Junio de 1967, el Che envía cinco  hombres a reemplazar a los que estaban  emboscados en el camino de Florida, cuando se oyen disparos…

“Fuimos rápidamente en los caballos y nos encontramos con un espectáculo extraño: en medio de un silencio total, yacían al sol cuatro  cadáveres de soldaditos, sobre la arena del río.

“No  podíamos tomarles las armas por desconocer la posición del enemigo; eran las 17 horas y esperábamos la noche para efectuar el rescate; Miguel mandó avisar que se oía ruido de gajos partidos hacia su izquierda; fueron Antonio y Pacho pero di orden de no  tirar sin ver.

“Casi inmediatamente se oye  un tiroteo que se generaliza  por ambas partes y el Che da la  orden de retirada, ya que llevábamos las de perder en esas condiciones”.

La retirada se demora  y llega  la noticia de dos heridos,  Pombo, en una pierna y Tuma, en el vientre.

“Los llevamos rápidamente a la casa para operarlos con lo que hubiera. La herida de Pombo es superficial y solo traerá dolores de cabeza su falta de movilidad; la de Tuma le había destrozado el hígado y producido perforaciones intestinales…”

En su Diario de campaña, Pombo, Harry Villegas, escribe…

“Allí comienzan a intervenirlo quirúrgicamente. El Che personalmente, con el médico, se dedicó a tratar de salvarle la vida, pero todo fue inútil”.

Tuma, moribundo,  pide a los compañeros que guarden su reloj para el hijo; lo que confirma el Che en su diario..

“Al caer pidió que se me entregara el reloj, y como no  lo hicieron para atenderlo, se lo quitó y se lo dio a Arturo.

“Ese gesto revela la voluntad de que fuera entregado al hijo que no conoció, como había hecho yo con los relojes de los compañeros muertos anteriormente. Lo llevaré toda la guerra”.

Trasladan el  cadáver de Tuma en  un animal, y lo llevan  para enterrarlo lejos de allí.

“Con él se me fue un compañero inseparable de todos los últimos años; de una fidelidad a toda prueba y cuya ausencia siento desde ahora casi como la de un hijo”.

Carlos Coello Coello, combatiente del Ejército Rebelde, e invasor de la Columna OCHO que dirige el Comandante Ernesto Guevara, Tuma también acompaña al Che en la lucha en el Congo.

En 1966 es  seleccionado para integrar el grupo de combatientes cubanos que junto al Che cumplirían  misión internacionalista en tierras de América; y en Julio de ese año marcha a Bolivia.

Tres  días después de la muerte de Tuma, el 29 de Junio de 1967, el Che vuelve a mencionarlo en sus anotaciones del Diario de Campaña…

“Es una pérdida considerable para la guerrilla, pero sobre todo para mí,  que pierdo al más leal de los compañeros”.

Junio de 1967 se inscribe en la historia  de Cuba, de Bolivia y de Latinoamérica, con tres nombres: Antonio Sánchez Díaz, Pinares, Marcos en la guerrilla; Casildo Condori Cochi, Víctor; y Carlos Coello Coello, Tuma. Los tres  integran el destacamento de refuerzo y siguen  junto al Che  y con el pueblo cubano.

Fuentes:  Para la realización de este programa se utilizaron fragmentos del documental Semillas de Ñancahuazú, de los historiadores Adys Cupull y Froilán González; y materiales de los sitios digitales, Che Bolivia; larazon.com,    del periódico Trabajadores;   y ECURED.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: